videncia-oferta-por-visa
vidente-natural-de-nacimiento
tarot , videncia
 
tarot
feng shui
el chi
simbologia china
los cinco elementos
las piedras y los cristales
los chackras
animales celestiales
el bagua
colores feng shui
limpiezas y purificacion
el ki y el kua
aromas lunares
horoscopo
horoscopo chino
arcano segun tu signo
diccionario
hechizosamorosos
hechizos trabajo
hechizos  dinero
 
tarot , videncia
todo esta vivo y interrrelacionado
El sheng Chi y el Sha Chi
El movimiento del Chi
los armonizadores
videncia tarot amelia
astrologo y vidente raul de guevara
 

EL SHENG CHI Y EL SHA CHI

Teniendo en cuenta el hecho de que vivimos en un mundo que sólo es energía, podemos considerar que el Chi del universo, de las ciudades, de las calles, de las casas, de las habitaciones, de las personas, todos ellos están relacionados entre sí. La energía chi está en constante circulación por todos los ambientes y a lo largo de nuestro cuerpo, pudiendo ser canalizada, equilibrada y ampliada. Podemos distinguir entre un chi intangible y otro tangible. El tangible sería aquel que podemos observar con nuestros cinco sentidos o por medio de instrumentos adecuados; y, el intangible es el que no podemos percibir con los órganos sensoriales, pertenece a la intuición, aunque podamos sentir sus efectos.


En general, el Chi tangible es aquel que puede ser transportado por el aire y puede ser dispersado por un viento fuerte, aquel al que los obstáculos y el agua pueden detenerlo. Sin embargo, no todas las energías tangibles tienen estas características; por ejemplo, la luz o el magnetismo, que pertenecen al grupo de Chi tangible no tienen estas cualidades, pues no pueden ser dispersados por el viento ni dependen de él para moverse. Por ello, consideraremos el Chi tangible en un sentido más amplio, como aquellas energías que podemos percibir con los sentidos.


El estudio del Chi tangible es el estudio del entorno, de las formas, de los colores, de las fuerzas telúricas... y el del Chi intangible es el estudio del mapa Bagua, el Ki personal, la astrología... que no tiene referentes en el entorno. Ambos tipos de Chi coexisten e interactúan entre sí. Por ejemplo, podemos tener la sensación de que una casa tiene buen Feng-shui porque el entorno es armonioso, equilibrado, bello; el aire es limpio y fresco; la luz resulta agradable, porque la posición de los muebles y la estructura permiten una corriente fluida y suave de la energía.


El Feng-shui distingue dos tipos de Chi: el bueno y el malo. El bueno se llama sheng Chi y el malo Sha Chi. Sheng significa «generador o vida» y Sha «demonio o muerte». Ambos, pueden ser percibidos por los sentidos y/o no, es decir, pueden ser Chi tangible o Chi intangible.


Los objetos hermosos se consideran sheng Chi, pero esta cualidad es subjetiva, depende siempre del observador. En líneas generales, un entorno bello impregna la casa con buen Chi. Un interior limpio, ordenado, bien ventilado, con buena iluminación hace que la casa esté llena de buen Chi, y sus habitantes disfrutan de esta buena energía. En cambio, los objetos desagradables son Sha Chi, nos hacen sentirnos incómodos en su presencia. Cuando el entorno está contaminado, sucio y en el interior reina el caos, la humedad, la mala ventilación y la ausencia de luz, las personas que allí viven tienen mal Chi e incluso es posible que enfermen. Esto es más fácil de comprender cuando se trata de las energías físicas; por ejemplo, construimos un muro para protegernos del viento frío del norte.


Pero en el Feng-shui, el Chi engloba las corrientes energéticas, y como hemos mencionado, tanto el sheng Chi, corrientes favorables, como el Sha Chi, corrientes desfavorables, emanan una energía que no se mueve al azar dentro de la estructura, sino de una manera determinada.


El Chi se mueve de una forma muy parecida al aire que circula a nuestro alrededor; su fluir y la dirección que tome depende de los objetos y las formas que encuentre en su camino. Es decir, el Chi entra por una puerta o se respira por las ventanas. El Feng-shui hace que los objetos que obstaculizan el libre fluir del Chi sean removidos y los espacios activados con nuestra intervención. La energía se mueve en ondas y espirales, por lo que nos sentimos más cómodos cuando trasladamos esas curvas a nuestro entorno, ya que el movimiento suave y uniforme ayuda a relajarnos. Las líneas rectas, las esquinas angulosas y los bordes afilados producen tensión. Por lo que el Chi benéfico fluye a través de curvas levemente onduladas, en cambio, la línea recta es más perjudicial. La correcta canalización de esta energía en el ambiente externo se refleja en el equilibrio energético interno de nuestro cuerpo. De este modo, a medida que esta energía se incrementa en el ambiente, la energía Chi del ser humano también se desarrolla de la misma forma, propiciando la salud, la felicidad y la buena fortuna. Aplicando los principios del Feng-shui a los espacios cotidianos, con simples intervenciones podemos lograr la correcta fluidez de nuestra energía con la del entorno, trasformándose en un valioso recurso para alcanzar el equilibrio en nuestra interacción con el medio en que vivimos.


El buen fluir del Chi en los espacios, mejora el Chi de sus moradores. El Chi de un espacio arquitectónico y el humano tienen mucho en común, ambos deben fluir sin tropiezos. Para ello debemos tener en cuenta la existencia de cinco elementos: la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua; elementos que existen tanto en el entorno en que se encuentran nuestras construcciones (viviendas, oficinas, locales, etc.), como en las características constructivas de las mismas (formas, volúmenes, etc.) y en sus espacios interiores; dichos elementos se los asocia con colores, formas, tiempos, estaciones, direcciones, planetas, con el Yin y el yang, de los cuales se hablará en otros capítulos.

 

 

tarotistas y videntes

 
nuevo tarot
 
carta astral
 
vidente mina
las 7 tarotistas y videntes
conchi
maria angeles
yolanda
milagros
carolina
marisol
marisa
gracia
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

PRECIO DEL MINUTO DEL 806: Máximo desde Fijo : 1,21 y desde Movil 1,57 IVA incluido. Mayores de 18 años
93 122 00 08: En este número puede hacer su consulta mediante Mastercard, Tarjeta y Visa.