videncia-oferta-por-visa
vidente-natural-de-nacimiento
tarot , videncia
 
tarot
feng shui
el chi
simbologia china
los cinco elementos
las piedras y los cristales
los chackras
animales celestiales
el bagua
colores feng shui
limpiezas y purificacion
el ki y el kua
aromas lunares
horoscopo
horoscopo chino
arcano segun tu signo
diccionario
hechizosamorosos
hechizos trabajo
hechizos  dinero
 
tarot , videncia
los cinco elementos
El equilibrio de los cinco elementos
Identificación de los cinco elementos
tarotista
tarotista
astrologo y vidente raul de guevara
 
 

EL EQUILIBRIO DE LOS ELEMENTOS

Los cinco elementos están presentes en las distintas escuelas de Feng-shui para analizar y propiciar la situación más armónica de un entorno y de la relación de éste con cada residente. El equilibrio de los cinco elementos en un entorno es un proceso dinámico, pues fluctúa con los cambios que se producen en las estaciones y en las aspiraciones de los residentes. El Feng-shui recomienda mantener un movimiento armónico y equilibrado de los cinco elementos en las distintas estancias de una casa, teniendo en cuenta la actividad a que se destina un lugar y las influencias energéticas a que está sometida. Además, considerando el mapa astrológico de los residentes se afinan los espacios más benéficos para cada persona. Conociendo el número Ki de una persona, se pueden habilitar los espacios más personales de la casa, de modo que refuercen la energía del elemento de nacimiento de la persona, para que le resulte más benéficos y favorables para su equilibrio y desarrollo personal. Conocer el elemento de nacimiento y los ciclos de los cinco elementos, permitirá evitar la presencia de la predominancia de los elementos, en los espacios personales, con los que la energía o elemento de nacimiento entra en conflicto. En este sentido, también es posible armonizar un espacio para propiciar la curación de una dolencia, si se conoce el desequilibrio en que se encuentran los cinco elementos en el organismo, este diagnóstico se puede recibir de un especialista en acupuntura, en masaje shiatsu, en Chi kung y en otras artes marciales.


Los cinco elementos y sus ciclos generativos y de control son usados en Feng-shui para elegir colores, materiales, formas y curas para armonizar los entornos en su dimensión espacio-temporal y su interrelación con la actividad y los residentes. La dimensión del espacio se establece en relación con la clasificación de los puntos cardinales, con los cinco elementos y el tiempo, fundamentalmente, en cuanto a las estaciones del año y sus correspondencias con los cinco elementos. Estas categorías se recogen con un mayor desarrollo en el mapa Bagua.
A la hora de elegir los muebles y la decoración de una habitación es muy importante que los cinco elementos se encuentren en armonía, porque mientras se mantiene el orden natural en el ambiente se establecen las bases para el bienestar, la prosperidad y la felicidad de los residentes, y se facilita el desarrollo armónico de las actividades para las que están diseñados los entornos. Para mantener la armonía entre los cinco elementos, es preciso tener en cuenta las relaciones generativas y de control que mantienen los cinco elementos entre sí, la alternancia de poder y cooperación entre los elementos del diagrama, en el mobiliario y la decoración.


El mantenimiento de ambientes propios, siguiendo los ciclos de los cinco elementos.
Siguiendo los ciclos ya mencionados, si se precisa potenciar la energía de un elemento, si está ausente o es insuficiente, se puede o bien introducir el elemento que falta o su madre.
Si se potencia el propio elemento dará lugar a que el elemento hijo del elemento que se introduce se vea reforzado; y, en cambio, su elemento madre sea ligeramente disminuido. Al quedar reforzado el hijo, éste aumentará su control sobre su elemento nieto, que es el oponente de su elemento madre, de lo que se derivará una pérdida de poder del elemento controlador del elemento que se pretende potenciar.
El elemento quedará reforzado debido al incremento de su presencia y debido a la disminución del control de su elemento oponente o abuelo, que se deriva fundamentalmente del proceso que se genera con la potenciación de su elemento hijo, en menor medida también influye en el proceso de disminución del poder de control del elemento antagonista, dado que el debilitamiento que se produce en el elemento madre del elemento que se introduce, incide en el debilitamiento de su elemento generador, que no es otro que el oponente o controlador del elemento en cuestión.
 
Por ejemplo, si se potencia en un entorno el elemento madera, el agua que es su elemento generador o madre se debilita y también el control del metal sobre la madera.
Pues el metal es madre del elemento agua, y al quedar ésta debilitada demandará más energía del elemento metal, que empleará en mantener el agua en vez de en controlar a la madera y por otro lado como el fuego es hilo de la madera, al incrementar el poder de la madera se establecen las condiciones para que se genere su hijo, y como el fuego controla al metal, que es su nieto, su fortalecimiento supondrá un mayor control del metal que limita el crecimiento de la madera.
En el caso de que se potencie el elemento generativo o madre, para incrementar la energía de un elemento que está ausente o insuficiente, se estarán creando las condiciones para que el elemento pueda desarrollarse, a la vez que se debilitará la fuerza de su elemento controlador.


Al aumentar la fuerza de un elemento madre, el hijo de ésta quedará reforzado, pero, por el contrario, su propia madre quedará agotada y en la secuencia ésta se corresponde con el elemento destructor del elemento que se pretende reforzar, de modo que la disminución de la fuerza del elemento controlador, también propiciará el desarrollo del elemento que se encuentra ausente o insuficiente.
Siguiendo el ejemplo del caso en que se precisa incrementar la fuerza de la energía madera, si se introduce el elemento agua, ésta creará las condiciones para que la madera crezca, pero en este proceso nutrido el agua se consume y su madre, el elemento metal necesita de todas sus fuerzas para regenerar y mantener a su hijo, y, por tanto, disminuye el control que ejerce sobre la madera, con lo que se provoca un debilitamiento indirecto de la fuerza cortante, que ejerce el metal sobre la madera, y propician una situación en la que la madera podrá desarrollarse.
El ciclo se refuerza porque al desarrollarse la madera también lo hace su hijo el fuego, que restará fuerzas a su elemento nieto, el metal, que corta la madera.


Por tanto, ambas posibilidades son empleadas en el Feng-shui para aumentar en un entorno la energía de un elemento debilitado, la opción que se elija dependerá de las demás circunstancias.
Del mismo modo, cuando se precisa contener o debilitar la fuerza excesiva de un elemento, por estar sobredimensionado o demasiado activo con respecto a otros, podemos elegir entre dos opciones, o bien se potencia su elemento hijo o su elemento controlador.


Continuando con el ejemplo, si en un entorno se ha perdido el equilibrio, debido a la predominancia del elemento madera, se puede introducir el elemento fuego, ya que es su elemento hijo, y su aumento le restará fuerzas, pero además el aumento del fuego beneficiará a su hijo, y de este modo se darán las condiciones para que se genere la tierra, cuyo hijo es el metal que controla la madera; además, la debilidad que provoca en la madera el aumento de poder de su elemento hijo, conllevará automáticamente la ganancia de poder que sobre la madera ejerce su controlador el metal.


Si en vez del hijo se potencia el abuelo, que en el caso de la madera es el elemento metal, la madera se debilitará, y también su control sobre su elemento nieto, la tierra, con lo que ésta se beneficiará y su hijo el fuego, que provocará más debilitamiento en el elemento madera. Pero la introducción del metal, también provocará las condiciones para que el agua se genere y ésta a su vez generará madera, por este motivo, generalmente, esta segunda opción se utiliza en combinación con la anterior en la que introduce el elemento hijo para disminuir la fuerza o la predominancia de un elemento.


Esquema de las armonizaciones básicas
Desequilibrio por insuficiencia


- Si el desequilibrio se debe a una carencia del elemento madera, introduzca éste o su generador, el elemento agua.
- Si la pérdida de equilibrio se debe a una falta del elemento fuego, puede introducir este elemento o su generador, el elemento madera.
- Si la desarmonía está provocada por una insuficiencia del elemento tierra, puede aumentar este elemento o su madre, el elemento fuego.
- Si el desequilibrio está provocado por la ausencia del elemento metal, se puede incorporar éste o su elemento madre, la tierra.
- Si la pérdida de equilibrio se debe a la falta del elemento agua, se puede incorporar éste o aumentar el metal, su elemento madre.
Desequilibrio por exceso
- Si el desequilibrio proviene de un dominio del elemento madera introduzca el elemento fuego, que es su elemento hijo y lo debilita, y el metal que lo controla.
- Si en un espacio domina el elemento fuego aumente el elemento tierra, su elemento hijo, y el agua que lo controla.
- Si lo que se encuentra sobredimensionado en un espacio es el elemento tierra incorpore el elemento metal, su hijo, y el elemento madera que lo controla.
- Si el exceso está producido por el elemento metal introduzca el elemento agua, que es su elemento hijo, y su elemento oponente el fuego.
- Si la desarmonía se debe a un sobre dimensionamiento del elemento agua introduzca el elemento madera, su hijo, y el elemento tierra que lo controla.
Otros excesos o insuficiencias de determinados elementos pueden provocar la rotura del entorno armónico. Cuando, por ejemplo, hay un exceso de un elemento hijo, su madre se verá acosada por él. También podría ocurrir que una madre no tuviera suficiente energía como para controlar a su hijo. De igual modo en el ciclo de control se puede provocar un exceso de algún elemento debido a la insuficiencia del elemento al que controla.
Lo que procede en esta situación es la neutralización de los elementos que provocan la desarmonía. Para ello, hay que conocer a qué elemento pertenece cada objeto en el entorno.

 
nuevo tarot
 
carta astral
 
vidente mina
 
las 7 tarotistas y videntes
conchi
maria angeles
yolanda
milagros
carolina
marisol
marisa
gracia
 
     

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

PRECIO DEL MINUTO DEL 806: Máximo desde Fijo : 1,21 y desde Movil 1,57 IVA incluido. Mayores de 18 años
93 122 00 08: En este número puede hacer su consulta mediante Mastercard, Tarjeta y Visa.